EDALIFE · cuaje, engorde y rendimiento en MELÓN

Conseguir una floración, cuajado y posterior engorde óptimos en el cultivo del melón, nos permitirá obtener unos mejores resultados de producción y calidad. Desde EDALIFE queremos ayudarte a obtener estos buenos resultados, con nuestras herramientas de ultima generación, en un momento clave del ciclo productivo.

Suelos fatigados sin estructura y compactados lo cual provoca mal drenaje y condiciones de encharcamiento y acumulación de sales como el sodio (Na); Actividad biológica pobre y baja diversidad microbiana.

Regeneración de los parámetros físicos, químicos y biológicos del suelo, mejorando su estructura  mediante la creación de agregados y poros que permitan una adecuada infiltración del agua combinado con poros en los que circule el oxígeno, ayudando así a fomentar la actividad biológica del suelo. Aumenta la reserva y disponibilidad de los nutrientes para la planta, gracias a un aumento en la capacidad de intercambio catiónico. Amortiguación de los picos de salinidad que ofrece a la raíz más capacidad para absorber agua con nutrientes.

Plantas que por diversos factores tiene un crecimiento poco equilibrado, con posible dominancia apical, abortos de yemas florales y melones con calibres muy heterogéneos.

Ayuda a generar cultivos más estructurados y con mayor potencial reproductivo induciéndoles procesos de diferenciación y división celular que nos ayudara a que la planta dedique más energía a la viabilidad de yemas florales y frutos con mayor numero de células que se traduce en calibres homogéneos comercialmente más valiosos.

Desequilibrio nutricional durante las etapas más críticas como floración y cuajado, que pueden mermar  drásticamente el rendimiento final del cultivo. Flores de mala calidad y aborto de las mismas, impactando negativamente sobre el número final de melones a cosechar.

Estructuración foliar de planta y fruto gracias a una alta concentración de elementos nutritivos que son claves en la etapa de floración-cuajado llenado de fruto. Plantas con mas energía en forma de ATP asegurando un buen cuaje, y con más capacidad de llenado de frutos obteniendo así un cultivo con gran rendimiento y melones de más calidad.

Ciclos de cultivo con períodos de altas temperaturas y suelos con alta conductividad eléctrica (sales). Dificultad
en la planta para absorber y transportar agua con nutrientes, mermando tanto en calidad como en cantidad de cosecha.

Aporte de un complejo aminovitamínico que estimula los mecanismos de regulación hídrica interna de la planta y prepara la rizosfera para que pueda absorber más agua con nutrientes y así asegurar un peso y calibre idóneo de los frutos.

Una planta bien cargada de frutos se hace más sensible a la carencia de agua y nutrientes si no tiene una raíz con suficiente número de pelos absorbentes que sea capaz de alimentar todos los melones.

Aporte de sustancias orgánicas específicas para generar y renovar rápidamente los pelos absorbentes de la raíz en los momentos en los que
la planta tiene más necesidad, periodos en los cuales se necesita más capacidad de absorción de agua y nutrientes a través del xilema y fotoasimilados a través del floema.

dq NEWS